Proguías ha evolucionado a Viando
Descubre más aquí
Proguías es ahora Viando
Últimas plazas
Camino de Santiago desde Sarria en grupo con guía
00
Días
00
Horas

Kit antiampollas del Camino de Santiago

En tu paquete de bienvenida al Camino de Santiago hemos incluido un práctico kit antiampollas que hemos creado especialmente para las personas que hacen sus viajes con nosotros. 

A continuación te explicamos qué contiene y cómo usar cada elemento. 

La Caja

Hemos diseñado la caja para que sea lo más cómoda posible. Va cerrada para proporcionarte una superficie limpia en caso de que tengas que usarla durante la etapa. Y es de un material blando para que puedas llevarla en tu bolsa ligera sin que se estropee. 

Cada uno de los kits antiampollas contiene: 

Gel efecto frío para relajar tus piernas cansadas tras las etapas

Apósitos de diferentes tamaños para aplicar a rozaduras, posibles cortes o heridas

Apósitos con gel con acolchado y partículas contra el exceso de fluido de las ampollas

Almohadillas para proteger callosidades y durezas

Hisopos de yodo y alcohol para ampollas, rozaduras o heridas.

Tijeras de pedicura

Set de costura

* El contenido del kit puede verse modificado por falta de stock

Estos prácticos hisopos tienen dentro de su bastón una solución de yodo (hisopo rojo) o de alcohol (hisopo transparente). Para usarlos, sólo tienes que doblar el bastón del hisopo por la marca indicada. Esto liberará el líquido del interior y mojará el algodón en los extremos para que puedas aplicarlo convenientemente. 

Antes de empezar, un aviso: si la ampolla es demasiado grande o el dolor es importante, es posible que los procedimientos que explicamos a continuación no sean los adecuados. Consulta con un médico. El seguro de viaje que hemos contratado para ti incluye consulta telefónica y videollamadas. En caso de discrepancia entre lo que aquí indicamos y las instrucciones de un médico, por favor, sigue las instrucciones del médico. 

  1. Si la ampolla es pequeña, lo ideal es dejar descansar la piel, lavarla y airearla en lo posible y aplicar uno de los apósitos con gel que encontrarás en el kit ampollas.  
  2. Si la ampolla es más grande, limpia y desinfecta la piel levantada y la zona circundante. Usa el hisopo de alcohol para ello. Una buena práctica es darse un baño de pies antes. Si es posible, añade sal al agua y deja tus pies dentro durante un buen rato.
  3. Si la ampolla contiene líquido atrapado en su interior, lo mejor es retirarlo. Para ello, enhebra la aguja con el hilo que encontrarás en el kit antiampollas y aplica yodo al hilo. Después, pincha con cuidado la ampolla atravesando la piel levantada con la aguja. Es un procedimiento indoloro. Al sacar la aguja por el otro lado, asegúrate de que una parte del hilo queda fuera de la ampolla. El resto quedará dentro, empapándose con el líquido atrapado en la piel y drenándolo al exterior. De este modo, el exceso de líquido podrá salir. 
  4. Deja el hilo drenando el líquido durante toda la noche. Por la mañana, antes de continuar tu viaje, extrae el hilo, desinfecta la zona y usar un apósito para protegerla.