Proguías ha evolucionado a Viando
Descubre más aquí
Proguías es ahora Viando
Últimas plazas
Camino de Santiago desde Sarria en grupo con guía
00
Días
00
Horas

La cruz de Santiago, símbolo del Camino

La cruz de Santiago, símbolo del Camino

Aquí hablamos de uno de los principales símbolos del Camino de Santiago: la cruz roja de Santiago. Lee más para saber cuáles son su origen y su significado.
Símbolos del Camino de Santiago: la Cruz de Santiago

Pregunta rápida: ¿qué tienen en común Las Meninas de Velázquez y las conchas que vemos en muchas mochilas de peregrinos en el Camino de Santiago? Exacto: uno de los principales símbolos del Camino de Santiago: la cruz roja formada por el filo de una espada y tres flores de lis. Hoy hablamos de la cruz de Santiago.

El Camino de Santiago es un itinerario lleno de símbolos. En otras entradas de este Blog del Peregrino ya hemos hablado de algunos de los principales, como la concha del peregrino, o de la representación del propio camino, de manera simbólica, a través del juego de la oca. Ahora toca centrarse en un símbolo que es mitad cruz mitad espada.

El origen de la cruz de Santiago

Como suele ocurrir cuando nos referimos a símbolos de gran relevancia, existen diferentes teorías al respecto de su origen. Se ha vinculado la cruz de Santiago, por ejemplo, con unas pequeñas cruces que los cruzados llevaban a Tierra Santa durante las guerras por el control territorial de aquellos lugares y cuyo brazo mayor estaba apuntado, para poder ser clavado en la tierra a modo de reclamación.

También se ha vinculado con el estandarte blanco y la cruz roja que, según la leyenda de la batalla de Clavijo, portaba el apóstol Santiago cuando súbitamente aparece en medio de la batalla a lomos de su caballo blanco para derrotar a las huestes musulmanas.

Lo cierto es que, más allá de cruzados y apariciones, el origen de la cruz de Santiago parece relacionarse de manera directa con el proceso por el cual el apóstol Santiago se convierte en un santo militar. Es decir, a medida que la propia figura de Santiago — previamente un pescador convertido en apóstol — comienza a ser usada de manera sistemática para justificar y reforzar la idea de lucha contra el infiel y de avance de los reinos cristianos de la península ibérica hacia el sur.

Alfonso VIII de Castilla y Leonor Plantagenet, en 1174, entregan el castillo de Uclés a la Orden de Santiago, que aparece representada por dos figuras: el maestre (magister) Pedro Fernández de Castro y uno de sus miembros (fratri), ambos con la cruz roja.
Alfonso VIII de Castilla y Leonor Plantagenet, en 1174, entregan el castillo de Uclés a la Orden de Santiago, que aparece representada por dos figuras: el maestre (magister) Pedro Fernández de Castro y uno de sus miembros (fratri), ambos con la cruz de Santiago.

La popularización posterior y, sin duda, su peso actual entre los símbolos del camino de Santiago, se deve a la Orden de los Caballeros de Santiago. Esta orden, fundada en 1170 como institución a la vez religiosa y militar, tenía como objetivo defender a los peregrinos en los caminos a Compostela de asaltadores y bandidos y luchar por expulsar a los musulmanes de la península ibérica. Cinco años más tarde, en 1175, el papa Alejandro III aprobaría sus reglas, en las que, de manera definitiva, se establecía la cruz de Santiago como principal símbolo identificativo de la orden.

Aún así, otras órdenes religiosas han utilizado también la cruz de Santiago, como la orden de Santiago de la Espada — un brazo portugués de la orden de Santiago fundada en 1170. Los miembros del cabildo de la catedral de Santiago también llevan este símbolo en sus atuendos, aunque no pertenezcan a los Caballeros de Santiago.

El símbolo y sus partes

Ya hemos indicado que el brazo largo de esta cruz representa el filo de una espada. Está claro que la espada simboliza la utilización de las armas en defensa del cristianismo. Pero también fue una espada el instrumento utilizado para decapitar al propio apóstol. Santiago fue, de hecho, el primero de los apóstoles en ser martirizado por su fe.

El color rojo — gules, en heráldica — se vincula con la sangre, también con un doble significado: por un lado, la sangre del propio apóstol que se derrama durante su martirio. Por otro, la sangre de los soldados cristianos que se vierte en las batallas por el control territorial de la península.

Finalmente, el símbolo no estaría completo sin tener en cuenta las flores de lis que aparecen en los brazos y la empuñadura de la espada. Es decir, la cruz de Santiago no es simplemente una cruz con su brazo mayor apuntado. Desde la Edad Media, la flor de lis simbolizaba el «honor sin mancha» que se asociaba al ideal caballeresco, aunque también representaba la obediencia y sumisión a los mandamientos cristianos.

Guía del Camino de Santiago para iniciantes
Más de 80 páginas de información pensada para caminantes y peregrinos iniciantes en el Camino de Santiago

El símbolo hoy

Tras la desaparición de los Caballeros de Santiago como orden religiosa y militar, el uso de la cruz roja continuó extendiéndose hasta convertirse en uno de los principales símbolos del Camino de Santiago. Hoy puede verse en la heráldica de varios municipios que, en su día, pertenecieron a la orden, en las provincias de Toledo, Cuenca o Ciudad Real, y también de otros que no pertenecieron a la orden, como la propia ciudad de Santiago de Compostela. El escudo compostelano combina, de hecho, la cruz gules con la representación del sepulcro apostólico en mármol blanco.

La cruz de Santiago se ha extendido incluso a escudos menos institucionales, como los de equipos de futbol gallegos como el Celta de Vigo, el Racing de Ferrol o la SD Compostela. Y también a la famosa tarta de Santiago: uno de los postres más típicos no solo en Compostela, sino en toda Galicia.

¿Y las Meninas?

Por último: volvamos al principio. ¿Qué tienen que ver Las Meninas en todo esto? Como sabrás, el propio autor del cuadro, Diego Velázquez, se representa a sí mismo en la escena en la que aparecen las meninas y otros personajes cotidianos de la corte de Felipe IV. Si te fijas en la pechera del propio Velázquez, verás que la cruz de Santiago aparece claramente destacada.

Lo cierto es que el cuadro original, pintado en 1656, no contenía esta cruz. Fue añadida en 1658 cuando Velázquez consiguió ser admitido en la orden — que en aquella época tenía ya poco de institución dedicada a los peregrinos y a extender el cristianismo en la península ibérica, por motivos evidentes, pero poseía todavía gran prestigio.

Recibe cada 2 semanas tu dosis de inspiración y consejos para aventuras de larga distancia
Comparte